Lácteos Si – lácteos No Polemica

por | Oct 31, 2016 | Alimentación

[et_social_share icon_style="slide" icon_shape="rounded" icons_location="top" col_number="6" outer_color="light" network_names="true"]

Lácteos Si –  Lacteos No 

 

Es grande la polémica abierta en torno a los lácteos  alimento muy completo VS  perjudican la salud
Según los datos de 2012, en España se consumen aproximadamente 98 litros de leche por persona al año,
En cualquier caso, en países como Suiza o Finlandia se consumen muchos más productos lácteos que en España
La polémica en torno a los lácteos viene causada por datos oficiales que nos rompen los esquemas culturales, ya que van en contra de lo que siempre nos han contado.
A la vez nos seguimos encontrando con defensores del consumo de leche y derivados que siguen afirmando que es un alimento muy completo, muy importante en los primeros años de vida y desarrollo de un niño, así como en etapas carenciales de la vida como la menopausia o la vejez.
Vamos a analizar paso a paso los puntos de vista a favor y en contra para poder sacar nuestras propias conclusiones.

 

¿Qué son los lácteos?

 

La leche y todos sus derivados forman parte de lo que denominamos lácteos.
Los derivados de la leche son el queso, la cuajada, el yogur, la mantequilla, la nata y el kéfir (además de los batidos, el helado y otros tantos postres a base de leche).
Los lácteos suelen catalogarse como proteínas en la clasificación de alimentos, aunque si el lácteo es muy graso (por ejemplo el queso curado), se clasificará dentro del grupo de las grasas.
La leche de vaca por ejemplo, contiene agua, proteínas, grasas, hidratos de carbono, calcio, fósforo, hierro, vitaminas A,  B y C, por lo que se considera un alimento muy completo.
Los hidratos de carbono en los lácteos están compuestos por lactosa (el “azúcar” de la leche).
La proteína principal de los lácteos es la caseína.
La leche es un alimento materno, como ocurre con los humanos, es decir, es un alimento destinado a las crías, ya sean vacas, ovejas o cabras y solo por un breve espacio de tiempo, ya que después de los primeros años de vida, una vaca por ejemplo, no vuelve a tomar leche en su vida.

 

Datos a favor del consumo de lácteos

 

Las opiniones  a favor del consumo de lácteos  lo describen como  un alimento bastante completo desde un punto nutricional.
Contiene proteínas, un nutriente imprescindible para nuestros organismos y la regeneración de nuestras células
Calcio, vital para el crecimiento y el fortalecimiento de nuestros huesos
Vitaminas esenciales A y la B
Por otro lado, los avances industriales de hoy en día nos aseguran productos lácteos de alta calidad, eliminando prácticamente cualquier resto de bacterias gracias a la pasteurización y además ofreciéndonos elegir entre leches y derivados más o menos grasos, ya que contamos por ejemplo con
La  leche desnatada, por una parte  se elimina la grasa, también  se pierden  las vitaminas A y D, ya que se encuentran precisamente en la grasa.
Dentro de  los lácteos, se  suele valoran el  yogur por conservar las  propiedades  de la leche, algunas vitaminas,   y por ayudar a mantener la flora intestinal.
Es cierto que el  ácido láctico que se produce durante la fermentación de los lácteos es una sustancia con un gran valor nutricional, ayuda a  mantener los niveles óptimos de nuestro pH (aumentando la acidez), proporcionando equilibrio y protección.
Evita la proliferación de algunas bacterias y virus e interviene favorablemente en procesos metabólicos para la obtención de energía, por lo que por ejemplo es muy importante en el caso de deportistas.

 

Datos en contra del consumo de lácteos 

 

Las voces en contra del consumo de lácteos suelen basar sus argumentaciones en la experiencia y la observación, ya que no existen estudios oficiales concluyentes.
 

La controversia del calcio 

 

La teoría nos dice que consumiendo más calcio nuestros huesos estarán más fuertes, pero la práctica no lo demuestra.
El Nurses ‘Health Study’  realizo el  mayor estudio  nivel mundial, en sus conclusiones  que afirma, que el consumo de leche en edad adulta no previene las fracturas ni la aparición de osteoporosis.
Si bien es cierto que el calcio es fundamental en nuestro esqueleto, es indispensable la vitamina D responsable directa de su fijación al hueso.

 

lacteo-polemica-marcoferreiro-com-leche-vitaminad

 

Otro aspecto que es fundamental el PH de nuestro organismo, la acidez se equilibra con alcalinidad, por lo que nuestro organismo recurre a sus reservas alcalinas minerales como el calcio, zing magnesio, etc.…para combatir la acidez del pH que producen los lácteos,
Se explicaría así  que a un mayor consumo de lácteos, un mayor desgaste de calcio y otros tantos minerales alcalinos.

 

Lácteos en niños, intolerancias y alergias 

 

A pesar de que es un alimento muy completo, la lactosa de la leche es una sustancia difícil de digerir, de hecho es el único líquido que realiza este proceso.
En en el poceso de digestión de la lecha es necesario una encima llamada Lactasa, si la cual la lactosa provoca las conocidas reacciones

 

  • Dolor o calambres en el estómago
  • Sensación de hinchazón.
  • Gases
  • Heces sueltas o diarreas
  • Vómitos

 

Si bien es verdad que hay personas que digieren perfectamente la leche, esta suele estar relacionadas con pueblos que tradicionalmente vivían de la agricultura y como fuente principal de alimento tenían los lácteos y sus derivados
La intolerancia a la lactosa se produce  por la necesidad de una encima (Lactasa) para digerir los lácteos, enzima que no todos los organismos generan. Produciéndose cólicos, gases, diarreas, estreñimiento y otros tantos trastornos digestivos.
Por otro lado, se considera que la caseína (proteína de la leche) suele producir alteraciones intestinales diversas y contribuye a la fatiga crónica porque impide la absorción de otros nutrientes a través del intestino.
 
Te recomiendo este video de Lorena Montero que te explica muy bien el problema de la intolerancias

 

 

 

Obtención de lácteos  

 

Un punto muy importante es la obtiene la leche, ya que  una vaca de forma natural produce cerca de 100 litros de leche al año, pero actualmente una vaca produce 5000 litros de leche al año.
La utilizan todo tipo de químicos y hormonas que aumentan la producción, a la vez que condenan a la vaca a vivir “enchufada” a una máquina, sin movilidad ni sociabilidad y sometida a enfermedades mamarias como la mastitis.
Hormonas y otros “extras” de la leche
Como en otros tantos alimentos, el problema no está en el alimento natural en si, sino en su obtención e industrialización.
Como veíamos en el punto anterior, las vacas son tratadas con todo tipo medicamentos preventivos y otros tantos curativos, además de las hormonas que favorecen su producción de leche.
Esas hormonas y otros tantos restos químicos, como los antibióticos, pasan a la leche (y a la carne).
Por otro lado, muchos lácteos también son “aderezados” con otras tantas sustancias extrañas a su naturaleza, como colorantes, conservantes, saborizantes, etc..
Principalmente en batidos supuestamente lácteos, los yogures, quesos de untar, etc.

 

Los lácteos y la mucosidad 

También encontramos muchos profesionales de la nutrición y la salud que aseguran que los productos lácteos producen un exceso de mucosidad en el tubo digestivo y en las vías respiratorias.
Algunas teorías aseguran que precisamente el aumento de acidez que producen los lácteos, tiene como consecuencia una producción mayor de moco por parte de nuestro organismo para proteger nuestras paredes intestinales.
Esa mucosidad por un lado protege nuestro tubo digestivo, pero por otro lado hace de barrera para la absorción de nutrientes.
Esa mucosidad además afecta al rendimiento hepático que interviene en muchos y dispares procesos fisiológicos, por lo que se encuentra relación entre el exceso de mucosidad y la producción de cálculos, trastornos digestivos, trastornos en el metabolismo de grasas y azúcares.
Cabe recordar que el sistema digestivo y el respiratorio están relacionados, ya que comparten la boca y la faringe, que comunica las fosas nasales y los oídos.
Por eso, muchos procesos catarrales, que cursan con infección de las vías respiratorias u oídos pueden verse agravados por el consumo de lácteos.

 

polemica-leche-lacteos

 

Más datos:

Olga Cuevas, bioquímica, especializada en nutrición y salud y directora de la Institución de Formación Profesional Sanitaria Roger de Llúria de Barcelona, asegura que los lácteos tienen un alto contenido en antígenos que agotan el sistema inmunitario, haciéndolo más vulnerable a las infecciones y a enfermedades directamente relacionadas con nuestro sistema inmunológico”.

Por lo que aconseja que las personas con problemas de salud “deberían disminuir la ingesta de lácteos, y suprimirlos totalmente si se padecen alergias cutáneas o respiratorias”.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que “un consumo excesivo y demasiado precoz de lácteos de vaca no modificados supone una carga excesiva para el riñón y puede aumentar el riesgo de anemia por el bajo contenido de hierro de la leche y porque causa pérdidas intestinales de sangre”.
La American Academy of Pediatrics recomienda que los niños menores de un año no tomen leche de vaca.
La Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición pediátrica confirma que la leche de vaca sin modificar no debería constituir la bebida principal en bebés menores de 12 meses.

El Journal of the American College of Nutrition, publicó una investigación del área de alergología del departamento de Dermatología de la Universidad de Zurich, en donde aseguran que no saben por qué puede aumentar la mucosidad al beber leche de forma habitual, aunque los resultados de sus estudios así lo demuestran.

 

Conclusiones: 

 

Con esta información no quiero generar polémica y pero si  incitara la reflexión.

Hay otras muchas fuentes de nutrir a nuestro organismo de calcio

Aunque cada uno debemos recurrir a nuestras propias conclusiones y decisiones, a la hora de consumir lácteos siempre es mejor confiar en productos ecológicos, que nos asegurarán una mejor calidad, desde un punto de vista nutricional, ecológico y ético.

Desde nuestra revista digital os invitamos a explorar vuestro organismo y observar sus reacciones, en el caso del consumo de lácteos y en todos los demás casos, ya que es la fuente más fiable de información con la que contamos.
Nuestro cuerpo nos dará una respuesta certera a la hora de determinar si debemos o no consumir lácteos, y en qué medida hacerlo.

 

[et_social_share icon_style="slide" icon_shape="rounded" icons_location="top" col_number="6" outer_color="light" network_names="true"]

Con tu suscripción recibirás la Guía con 9 Trucos Infalibles para tener una Voluntad de Hierro y el formulario para tener una Sesión de Entrenamiento COMPLETAMENTE GRATIS.

Ya debes tener un tu bandeja de entrada un correo de mi parte ;)